Maestría.

muchas veces las situaciones cotidianas son como una receta, casi nunca salen bien a la primera.
muchas veces las situaciones cotidianas son como una receta, casi nunca salen bien a la primera.

Hacer se aprende haciendo, no ha otra manera, aunque podemos tener toda la información y el conocimiento, es la práctica la que en definitiva nos da la maestría que nos lleva al logro. Pero ser maestros no es tarea sencilla, pues hay que superar el obstáculo más grande que tenemos por delante, Nosotros mismos.

Por otra parte, tal como dice un personaje de un cartoon de superhéroes muy popular, “Un gran poder, trae consigo una gran responsabilidad”, pues ser maestros significa contar con un poder difícil de medir. Y cabría preguntarse ¿Cuál es la responsabilidad? No es otra que ser lo que se predica sin que represente algún sacrificio o esfuerzo. Esto es muy retador, siempre que no se haya practicado lo suficiente para superar los retos que significa lograr la maestría.

Gracias a esto es que la frase de que no hay nada imposible, pareciera cobrar mayor sentido. Claro que lo podemos lograr todo, si practicamos lo suficiente.

¿Hay algunos para quienes es más sencillo o al menos así lo pareciera? Sí, pero eso no tiene nada que ver contigo, pues el reto no es compararte con alguien más, los obstáculos, por similares que parezcan, son totalmente diferentes a los ojos de todas las personas que lo enfrentan.

No el conocimiento, tampoco la informacion, es solo la práctica lo que hace al maestro.
No el conocimiento, tampoco la informacion, es solo la práctica lo que hace al maestro.
  • No te compares con otros, utiliza tu resultado anterior como base para avanzar al próximo nivel.
  • Considera cada avance como lo que es, un triunfo ante tu propio adversario.
  • Si no lo lograste hoy, sigue intentándolo, ¿parece trillado? Claro que si, ¿Será porque tiene algo de razón? Averígualo.
  • Se disciplinado, organízate, en particular tus pensamientos que son los principales saboteadores.

Todos podemos ser maestros en algo, solo identifica esa área en tu vida que ha representado un reto constante. Una vez identificada, establece un plan de acción, una receta. Acto seguido, prepara tu prime plato sin esperar que te salga bien a la primera. Hazlo, una y otra vez hasta que sientas que levantas. Una vez superado, pasa al siguiente reto.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s