Prácticas para la meditación efectiva. II

Practicas para una meditacion efectiva II
Respira… Correctamente.

Una vez que hemos aprendido a enfocar nuestra mente y a darle salida a los pensamientos aleatorios, es indispensable que aprendamos a respirar de manera correcta. Todos sabemos respirar, es una acción instintiva que hacemos desde el primer momento. Pero en el camino, olvidamos lo básico y comenzamos a introducir alteraciones que, lejos de beneficiarnos, nos perjudican de manera imperceptible, pero consistente.

Todos los bebes, en especial los recién nacidos, respiran correctamente.

Claro, esto es así salvo que, tengan alguna afección al momento de su nacimiento, del resto, todos expanden su torso sin restricciones, permitiendo que sus pulmones se llenen a plenitud, lo que facilita todos los procesos vinculados a la respiración, entiéndase, vivir.

La importancia de la respiración es sorprendente, sobre todo para quienes aún no se han dado cuenta que, la única función fisiológica que no podemos dejar de hacer es, respirar.

Podemos dejar de comer por más de un mes, también reducir o eliminar la ingesta de agua hasta por una semana, pero no somos capaces de sobrevivir sin aire, más allá de un minuto, y mira todo lo que hay que entrenarse para lograrlo. En tal sentido y vista la importancia de esta acción, es menester realizarla de manera correcta.

Incluso el respirar, requiere que prestemos atención.

Entre los motivos que afectan nuestra respiración, están nuestras emociones. Estas nos afectan directamente, ya que, como bien sabemos, nuestra fisiología cambia al rito que trazan las emociones. Es así como cuando tenemos miedo, la respiración es acelerada y entrecortada, mientras que, cuando sentimos rabia, tomamos bocanadas amplias, mayormente por la boca en lugar de por la nariz. Mayormente nos quedamos con la respiración entrecortada y si a eso le sumamos los cuidados que tomamos para nos vernos gordos o con sobre peso.

El problema no está en que respiremos mal en algún momento de crisis, el problema aparece cuando permanecemos respirando de la misma forma, luego del evento y sin darnos cuenta.

Algunas de las cosas que he practicado para mejorar mi manera de respirar son las siguientes.

  • Se consciente de tu respiración, a cada instante
  • Recuerda como es respirar por la nariz y re-acostumbrate a hacerlo. Si sufres de sinusitis o alguna enfermedad que limita tu respiración por la nariz, enfócate en resolverla lo más pronto posible.
  • Expande tu torso sin limitaciones, no te dejes llevar por el que dirán de las apariencias. Expande tu panza y permite que tu diafragma baje para permitir la entrada de aire a tus pulmones.
  • Evita encorvarte, esto presiona al diafragma y en consecuencia, limita la respiración.
  • No siempre hay que respirar profunda y lentamente, pero si, siempre hay que respirar con calma u por la nariz.

La invitación de hoy: Ten presente que mientras mejor respiras, más oxígeno llega a tu cerebro, con sus respectivas consecuencias, en tal sentido, recuerda como respirar, es lo más importante que debes hacer en estos momentos.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko Castro Arias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s