Refugio.

Dejar de mojarnos para cuidar la imagen nos invita al encierro mental.
Dejar de mojarnos para cuidar la imagen nos invita al encierro mental.

Caminar bajo la lluvia es una de las sensaciones más agradables que haya podido disfrutar. Lamentablemente los agites del trabajo y el tener que conservar la imagen para poder visitar clientes, me obligan a mantenerme impecable por aquello de dar una excelente primera impresión, temas de venta. Es por esto que cada vez que comienza a Sigue leyendo