Pausa… Por una Venezuela consciente.

pausa-por-venezuela-consciente-2Soy un ciudadano del mundo que tuvo la fortuna de nacer en un lugar tan hermoso como es este, mi país. Cada quien siente por su tierra lo que un hijo por sus padres y que sin ser mezquina, te deja ir y venir a gusto.

A pesar del arduo trabajo de crear consciencia de mi SER,  las cosas hoy son diferentes, porque aún prevalecen los egos, cabe destacar que de manera armónica y lo sé porque, no hay rabia ni rencor, tampoco tristeza ni nostalgia, de vez en cuando hay alegría por saberme dueño de mi futuro y capaz de crearlo de la mejor manera para mí y mi hijo. Pero ahí están y de eso se trata el trabajo de la consciencia, de no dejarse uno vencer por el arma más poderosa del “Enemigo”, en palabras de Laureno Marquez, “El Desaliento”.

La incertidumbre, el miedo y la tristeza, son herramientas del ego para “protegernos” de cosas que vamos creando con nuestros pensamientos, reflejadas en frases de odio y miedo, muchas veces repetidas inconscientemente como un eco colectivo ansioso de tener un final trágico, una confrontación final que según la creencia popular, traerá la solución definitiva. Luego entonces, estamos atrapados en un círculo vicioso al crear la enfermedad con una cura que crea más enfermedad.

Nadie puede robar el futuro de otros, nadie.
Nadie puede robar el futuro de otros, nadie.

Que lejos estamos de la verdadera paz, la que comienza en el corazón en comunión con Dios, reforzada por la Fe, aunque sea del tamaño de un grano de mostaza. Leyendo la palabra o meditando, orando o repitiendo afirmaciones cliché, aferrados a ideas nubladas por la emocionalidad que las hacen diferentes a nuestros verdaderos sentimientos. Sin alineación de pensamiento y emoción, no se logrará la meta. Pero es difícil escapar de los egos, la rabia por ver la desidia de quienes gobiernan, buscando el bien personal y poder por el poder mismo, tristeza de ver la falta de consciencia colectiva donde prevalece el oportunismo, llamado en esta tierra Viveza Criolla, la astucia de los tontos o en palabras de mi abuela, “Pan para hoy y hambre para mañana”, crean las condiciones ideales para que los egos reaccionen de forma alterada y nos afectemos negativamente por eventos que no podemos controlar. Solo nuestra propia reacción ante esos estímulos está bajo nuestro control.

Pero, “Donde hayan dos o más orando en mi nombre, allí estaré yo en medio de ellos” Mt 18,20 Entonces hay esperanza.

La invitación de hoy: Estés fuera o dentro de Venezuela, crea consciencia de ti, tus emociones y sobre todo, tus pensamientos. Aprecia como creas tu realidad, que se parece a la realidad colectiva. Cuando lo veas, emplea tus herramientas y comienza a operar los cambios necesarios, sabiendo que apenas estás sembrando una semilla que dará frutos en el futuro, con algunos brotes de paz en el tiempo presente.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s