Enfrentando a los gigantes.

Enfrentando mis gigantes
Los gigantes solo están en nuestra imaginación.

Todo el mundo tiene sus propias batallas internas, no importa si son grandes y fuertes o pequeñas y sin sentido. Al final, para cada quien, sus problemas son enormes. Algunos tendrán problemas para pagar sus cuentas mientras tienen una salud envidiable y otros, los tendrán para perder peso, al mismo tiempo que tienen enormes cuentas bancarias. en ambos casos, independientemente de la magnitud del impacto en sus vidas, estos problemas son situaciones enormes que, en la mayoría de los casos, sobrepasan los límites personales y nos llevan a actuar de manera poco acertada.

La desesperación ante las crisis es producto de la alteración emocional.

Esta alteración emocional propicia la falta de enfoque de pensamientos, lo que pudiéramos resumir como, falta de claridad a la hora de afrontar situaciones de conflicto. Son los momentos de ofuscación que nublan la mente y llevándonos por caminos de desesperación que, normalmente, terminan haciendo más tortuosa la salida del problema.

De cualquier manera, en toda situación desesperada, hay lecciones que aprender.

Estas crisis nos fortalecen de maneras insospechadas, haciendo que saquemos lo mejor que hay dentro de nosotros, pero antes, hay que darse cuenta que, como cualquier producto que compremos en una tienda, todos los problemas, absolutamente todos, traen un paquete de alternativas que lo solucionarán, incluso dejan espacio para la creación de nuevas opciones. Lo que pasa es que no todas son de nuestro agrado.

Es en este punto donde aparecen los gigantes.

Esos pensamientos que nos alejan de las alternativas de solución porque, no nos gustan o porque creemos que no somos capaces de lograrlo, sin dejar de lado las más populares como el que dirán o el no quiero hacerlo. Todos estos pensamientos limitantes, propician la aparición de emociones de miedo, ira o su bien conocida combinación la frustración. La tristeza también aparece al percibir que perdemos algo al tener que tomar una u otra alternativa.

EL tamaño de la situación de conflicto crecerá en la medida que ofrezcamos resistencia a las alternativas de solución.

La invitación de hoy: Las situaciones de conflicto en su mayoría se hacen gigantes, porque nos resistimos a las soluciones probables, incluso, nos negamos a crear nuevas alternativas. Solo por hoy, haz un ejercicio de dibujo libre y plantea alternativas de solución a cualquier solución, sin menospreciar alguna de ellas, porque no te guste o porque creas que no es viable.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko Castro Arias

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s