Despegarse II. Los viejos hábitos

Para poder dejar los malos hábitos es indispensable entender las satisfacciones que recibimos con esa acción.
Para poder dejar los malos hábitos es indispensable entender las satisfacciones que recibimos con esa acción.

Ayer comentábamos sobre cómo nos sentimos a la hora de enfrentar un cambio que implique dejar nuestras rutinas, específicamente aquellas que suelen limitarnos el avance hacia el logro o un mejor SER. Hábitos alimenticios nocivos, la ingesta de substancias como el café, la nicotina, el alcohol, entre las menos nocivas, la postergación de lo que es importante hacer, son solo algunos de los muchos Sigue leyendo

No entiendo.

El juicio es parte de la naturaleza de los egos. Solo comprende que no todos vamos al mismo ritmo
El juicio es parte de la naturaleza de los egos. Solo comprende que no todos vamos al mismo ritmo

No entiendo como no puedes dejar de beber o porque te entristeces por lo ocurrido. Estas críticas, al igual que muchas otras, suelen ser acompañadas con miradas, expresiones y palabras de reprobación, sumando poco al crecimiento de la persona interpelada con dicha acción. Bien sea que acabemos de salir de algún vicio o que nunca lo hayamos vivido, lo mejor que podemos hacer es estar junto aquellos que aún están en sus respectivos procesos.

Verás, las vivencias llegan a nuestras vidas como consecuencia de nuestros pensamientos que nos hacen creer que el lesionar Sigue leyendo