A ciegas.

No es que no se vea, es que no queremos ver.
No es que no se vea, es que no queremos ver.

Por mucha planificación que haga en los proyectos que emprendo, estos siempre tienen un punto en que no es posible apreciar ni las posibilidades por más que me empeñe en pedir respuesta o en encontrarlo. Es como si Dios lo tuviera tapado para que no pueda ver la respuesta Sigue leyendo

Anuncios