¿De viaje al corazón? II

El camino a veces es muy claro, pero como es desconocido, nos da miedo.
El camino a veces es muy claro, pero como es desconocido, nos da miedo.

Bien sea que estemos conscientes o no, todos nos hallamos frente a un camino que aparece con claridad en algunas ocasiones y en otras, se nos hace confuso y esquivo. Este es el camino hacia nuestro corazón. Un camino que tal y como comentáramos ayer, es más un traslado de consciencia, un lugar en el que la mente no es quien controla nuestras vidas y las emociones tienen un papel menos relevante a la hora de tomar decisiones sobre nuestro actuar.

El camino hacia el corazón está lleno de trampas puestas por el ego y soportada por los hábitos y apegos que hemos venido desarrollando por años. Esto en principio genera conflictos y situaciones problemáticas, básicamente porque ya no hay cabida para un comportamiento mental/emocional. Es el tiempo de las almas y para ellas los conflictos emocionales y la racionalidad lineal no son importantes. Nada es bueno o malo, simplemente es. ¿Cuesta trabajo entenderlo? Por supuesto, esto no es una información que el cerebro pueda procesar, para eso tenemos al corazón.

Es en este punto donde debemos comenzar a considerar con mayor seriedad algunas frases muy repetidas de la boca para afuera, pero con un significado muy profundo.

La entrada al corazón siempre está abierta, solo tienes que querer entrar.
La entrada al corazón siempre está abierta, solo tienes que querer entrar.
  • Déjate fluir con el entorno, sin querer controlar o esperar, solo vivir la experiencia. Sabes que estas queriendo controlar cuando esperas que algo suceda según “tu plan”. Si te sientes incomodo, considéralo parte de tu proceso personal de crecimiento.
  • El juicio es parte importante en el proceso de cambio, pues es algo no que debemos evitar, sino algo que debemos dejar de hacer. Juzgar a los demás es querer que sean como nosotros queremos que sean, dejando de lado los designios de Dios.
  • Cuesta trabajo aceptar, al menos desde el punto de vista de los egos, que absolutamente todo es perfecto tal y como es. Ya es tiempo que mires desde tu corazón, él te explicará.

Un viejo adagio judío reza: “Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes” nadie mejor que él sabe que es lo que necesitas para poder continuar tu camino de evolución, solo conéctate con él a través del corazón.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s