Sutilezas

La presencia de Dios es muy sutil y está en todas partes, corresponde prestar más atención.
La presencia de Dios es muy sutil y está en todas partes, corresponde prestar más atención.

Hemos venido compartiendo sobre la experiencia de vivir en Conexión Permanente, entendiendo que más que vivir meditando, es una cuestión de estar atentos a nuestra conducta durante los eventos cotidianos, ver y escuchar nuestro actuar y alinearlo con nuestros deseos requiere práctica. Se dice fácil, pero esto es una tarea titánica ya que nuestra mente no deja de producir pensamientos y escenarios que derivan en emociones que nos alejan de la concentración necesaria para atendernos.

Nuestro actuar es muy sutil y pasamos por alto elementos básicos como que respiramos y desconocemos si lo hacemos de manera correcta, o al menos suficiente como para mantener el funcionamiento de nuestras neuronas, caminamos por la calle e ignoramos más del 90% de las cosas que vemos o escuchamos, ni hablar de los sentidos del olfato o el tacto. Avanzamos en la vida sumidos en nuestros pensamientos, dispersos sin darnos cuenta de que estamos atrapados en una jaula mental, tratando de alcanzar la llave que está lejos de nuestras manos, pero tan distraídos no nos damos cuenta que la puerta está abierta.

Pero siempre está quien nos orienta de manera casi imperceptible, solo la persona que es capaz de hacer el silencio necesario para escuchar la sutil voz del alma dando alguna instrucción, puede atender la orientación que le permita salir del proceso en el que está inmerso. Para ello hay que mantener las emociones en estado armónico, escuchar y seguir a la intuición requiere de atención y silencio mental o al menos bajarle el volumen a los pensamientos.

Esa maya que nos aleja de Dios, son los egos y su actuar es tan sutil que llegamos a pensar que somos eso.
Esa maya que nos aleja de Dios, son los egos y su actuar es tan sutil que llegamos a pensar que somos eso.
  • La guía de Dios es muy sutil y para poder atenderle hay que mantener la calma, practicar paciencia y también la escucha activa. Los mensajes están por todas partes.
  • Hacer silencio mental requiere de práctica más que de aislamiento, de hecho este último no es garantía de que lo logremos. Solo la disciplina nos ayudará a darle uso correcto a esa herramienta poderosa que es la mente.
  • Apreciar los eventos sutiles de nuestro entorno nos acerca más a los aprendizajes y lecciones que estamos atravesando, nos acercan más a Dios. Presta-te atención.

El trabajo espiritual requiere de práctica y disciplina y es el único que nos puede dar la paz necesaria para atender nuestros aprendizajes, hacernos mejores personas y acercarnos más a Dios.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s