¿Cuantas veces?

¿Será posible contar las oportunidades que hemos perdido de quedarnos callados antes de emitir algún comentario hiriente o sarcasmo que lastime a otros o las de hablar con alguien cercano a quien amamos y simplemente por alguna rabia trasnochada causada por algún evento ya viejo y casi olvidado no lo hacemos?

No preguntes, no te recrimines, solo conectate con tu corazón y haz lo correcto.
No preguntes, no te recrimines, solo conectate con tu corazón y haz lo correcto.

Pareciera que no, además habría que incluir en esa cuenta las veces en las que hemos hecho u omitido alguna acción de manera inconsciente pensando que esta actitud, es natural porque “Yo Soy Así”. Nuestra mente mantiene pensamientos sobre el pasado y/o el futuro en nuestra cabeza, haciéndonos recordar eventos pasados o predisponiéndonos a respuestas que no hemos recibido, en definitiva, alejándonos cada vez más de quienes siempre están cerca en nuestro presente.

Mientras lees, antes que tu mente comience a argumentar que estás molest@ con razón y que no hay motivos para decir algo o callar mientras te recriminan, recuerda que es tu ego y no tu corazón el que habla. Ahora, toma aire nuevamente, baja esos pensamientos hasta tu corazón, entrégaselos a Dios y comienza el camino del reencuentro con tu presente, teniendo la mente libre de pensamientos y expectativas.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s