De paciencia.

La meditación y la oración  ayudan a mejorar la paciencia porque calman nuestra mente y así a los egos.
La meditación y la oración ayudan a mejorar la paciencia porque calman nuestra mente y así a los egos.

La paciencia es una condición natural de todos, es decir, venimos con el programa pre-cargado en nuestros propios sistemas operativos. Ahora bien, además de este programa que nos permite tolerar a todos, incluso a nosotros mismos, en el camino se van formando agentes encargados de fortalecer el sistema de la paciencia, se llaman EGOS.

Es complicado darse cuenta pero, te pregunto, ¿No te ha ocurrido que cuando pides a Dios por paciencia, las cosas parecieran complicarse aún más? Seguramente si y esto es porque él sabe que la tienes y te invita a sacarla a relucir poniéndote situaciones en las que debes practicarla a través del amor y el servicio a los demás.

El sistema de paciencia es uno que debemos fortalecer a diario, tal como lo haríamos con los músculos de nuestro cuerpo cuando practicamos alguna disciplina deportiva, o como lo haríamos con la lectura. Todo se desarrolla con práctica. Entonces ¿Por qué si ya somos pacientes nos cuesta tanto no reaccionar? La respuesta es sencilla, un poco complicada de entender y un tanto más de asumir, pero muy sencilla en realidad. Nos dejamos ganar por los egos y la emocionalidad.

La Paciencia se PRACTICA si la pides, entonces siempre serás puesto a prueba para que la desarrolles.
La Paciencia se PRACTICA si la pides, entonces siempre serás puesto a prueba para que la desarrolles.
  • Aparecen la Frustración expresada por la rabia, El Miedo expresado en Angustia, La Tristeza, etc… Cuando hay una No Coincidencia entre lo que deseamos y lo que ocurre,
  • Cuando si hay coincidencias, entonces La Alegría y El Orgullo propio se apoderan de nuestra mente, el patio de juego de los egos.
  • Cuando los egos están activos entonces: Dejamos de ver con claridad la totalidad de la situación. Y lo que salga no tan bien nos hará perder la paciencia.
  • Cuando perdemos la paciencia, agredimos a quien esté a nuestro alrededor, especialmente a nosotros mismos.

Tener paciencia es un acto de consciencia, es más un ejercicio que un regalo de Dios. Siempre, sin excepción, todo depende de nosotros mismos y de que nos demos cuenta de si estamos siendo íntegros o no. Al final, si no lo practicamos nunca la tendremos.

Todo lo mejor para ti.-

Anuncios

3 respuestas a “De paciencia.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s