Fluyendo.

Fluyendo
Recuerda, mantente en presente continuo.

Retomo el tema de ayer, en el que avanzábamos sobre el camino que sigue una vez que has logrado mantenerte en el presente continuo (otro término que genera confusión). Al estar en presente continuo soy consciente de lo que ocurre a cada instante y avanzo de evento en evento, en lugar de minuto a minuto. Así, las cosas que han sucedido, quedan en el pasado y lo que importa es lo que ocurre ahora.

Cuando fluyo continuamente en el presente, mis pensamientos se orientan hacia el encuentro de alternativas y soluciones a las diversas situaciones que se generan en el camino. Esto es posible, porque en el presente, en lugar de protagonista, soy espectador, lo que me permite tener una perspectiva más amplia.

Ten en cuenta que hay una diferencia importante entre fluir con las situaciones y dejarte llevar por ellas. Al dejarte llevar, pones en manos ajenas las soluciones, en cambio cuando fluyes, eres como quien ve una obra de teatro y cuando da una indicación, los actores hacen lo que les dices. ¿está clara la diferencia, la puedes percibir? Se que es complicado de comprender, imagínate como es de complicado explicarlo. De cualquier manera, quedo abierto a tus observaciones y comentarios.

La invitación de hoy: Aprende a estar en el presente, fluye y mantente fluyendo, luego me cuentas.

Todo lo mejor para ti.-

Bilko Castro A.

Modo solución.

Encuentra tus respuestas apagando tu emocionalidad sobre el asunto.

Este es uno de los mejores descubrimientos que he tenido en mi vida, no así el menos complicado de lograr. Poner mi vida en modo solución ha requerido de un trabajo permanente de atención a mis reacciones, las emociones que las causan y los pensamientos recurrentes (tanto de pasado como de futuro) que me alejaban Sigue leyendo