Los regalos de Dios.

Además de la vida y sus acompañantes. Dios se complace en darnos aquello que le pidamos, desde el Corazón.
Además de la vida y sus acompañantes. Dios se complace en darnos aquello que le pidamos, desde el Corazón.

Volvamos a los cuestionamientos. Nos pasamos gran parte de la vida buscando respuestas y más que todo pidiendo a Dios que nos complazca, nos ayude a obtener el trabajo que deseamos, a pasar ese examen; que nos proteja de todo mal; que aleje a los vecinos o Sigue leyendo

Anuncios

Testigo.

La mejor manera de presenciar los milagros de la vida, es desde el anonimato, sin protagonismos.
La mejor manera de presenciar los milagros de la vida, es desde el anonimato, sin protagonismos.

Cosas maravillosas ocurren a nuestro alrededor a cada instante, en todo lugar, incluso en lugares terriblemente afectados por la presencia del ser humano, la naturaleza, es decir, el brazo ejecutor de Dios, se encarga de seguir su curso a pesar de las circunstancias. Esto es algo de lo que nunca estamos atentos y cuando volteamos a mirar, un mundo nuevo aparece Sigue leyendo

Acción u omisión.

Las dudas sobre actuar generan inacción y estas aparecen por falta de claridad.
Las dudas sobre actuar generan inacción y estas aparecen por falta de claridad.

Uno de los miedos más grandes en la mayoría de los seres humanos, es el del miedo al fracaso, a fallar en nuestros intentos y quedar “mal” frente a los demás. Esto al igual que todos los miedos es una ilusión, incluso el Sigue leyendo

Complacer

Nuestra misión en esta vida es la de aprender y tal vez es por ello que nos mantenemos en una lección constante, más aún cuando pensamos que hemos aprobado alguna materia, se

Cuando la conexión con Dios es directa, la aprobación es inmediata y lo sabemos en nuestro corazón.

nos presenta en frente alguna experiencia repetida que nos reta a superarla una vez más, con cierto grado de dificultad.

A pesar de esta misión, casi siempre nos empecinamos en querer complacer a alguien diferente de nosotros mismos. Buscamos aprobaciones a nuestras acciones, relaciones o decisiones en otras personas como queriendo descargar la responsabilidad de lo que estamos próximos a emprender.

Más allá de todo esto, tenemos la gran realidad de que no necesitamos la aprobación de ninguna persona para llevar a cabo algo, tampoco para la manera en como lo haremos, pues creas o no, todo se lleva a cabo de manera perfecta estemos o no en consciencia de la presencia de Dios en nuestras vidas. Él guía nuestros pasos y en definitiva, es a este orientador al único que debemos complacer ya que por sobre todas las cosas, no  solo conoce lo que queremos, sino lo que necesitamos para ser mejores personas.

Todo lo mejor para ti.-