El premio

Hay que hacer méritos para obtener cualquier premio y la felicidad no es la excepción.
Hay que hacer méritos para obtener cualquier premio y la felicidad no es la excepción.

Recibir premios supone el desempeño adecuado, poco menos que perfecto o por encima de los estándares estipulados. Pero estos premios también pre-suponen un espejismo peligroso como el de ser el pináculo del logro, como si una vez obtenido no tuviésemos más por hacer o avanzar. Algunos se duermen en los laureles y comienzan a vivir de glorias pasadas, al mismo tiempo, cada vez más personas Sigue leyendo

Anuncios

Ciego.

Ver nuestras heridas es la mejor manera de sanar, no querer hacerlos nos mantiene en el victimismo.
Ver nuestras heridas es la mejor manera de sanar, no querer hacerlos nos mantiene en el victimismo.

Hay hechos y realidades de nuestra vida que suelen ser muy dolorosos, nos causan sufrimiento y para empeorar la situación, fueron causadas por nuestras propias decisiones. Quizás esto sea lo más complicado de aceptar. El que vivas en lugar que no te guste o que tu pareja termine no siendo lo que “esperabas”; que otras personas como empleados, hijos, alumnos, etc… no hagan Sigue leyendo