Extremos de razón y emoción.

Las cosas son siempre más que blanco o negro. No llegues a los extremos.

Bien es sabido que todos los extremos son nocivos, sin importar de que se trate o de lo mucho que me guste, siempre que sea realizado en exceso, llegará el momento en que será inconveniente para mí. En el caso de las emociones, excederme me llevará a caer en victimismo o rencor, solo por nombrar dos de las emociones más comunes (miedo o rabia). Por el otro lado, extremar en racionalidad, me llevará por dos vías a) Permanecer buscando alternativas Sigue leyendo

Vivir al límite.

Es que yo trabajo mejor bajo presión - ¿En serio?
Es que yo trabajo mejor bajo presión – ¿En serio?

Las condiciones extremas suelen significar retos para nuestras capacidades, lo que llamamos vivir al límite. Estas situaciones hacen que saquemos lo mejor de nosotros y hagamos gala de nuestro máximo potencial, tal vez más por temor que por las verdaderas ganas de lograr.

Lo que nos pone en estas situaciones, no son las condiciones del nuestro entorno, es más común que nos hallemos trabajando al límite de nuestras Sigue leyendo

El justo medio.

Conocer el camino del medio dependerá de la atención que pongamos a nuestras acciones.
Conocer el camino del medio dependerá de la atención que pongamos a nuestras acciones.

Según el filósofo griego Aristóteles, la felicidad de las personas se encuentra en la virtud, la cual definía como “Una predisposición para hacer el bien, una motivación interna que nos lleva no solo a hacer lo que es correcto, sino a amar lo que es correcto” Siendo la virtud una conducta que nos lleva a buscar Sigue leyendo

Llegar al límite.

El  extremo de las cosas, según Aristóteles (Filosofo griego),  no es precisamente eso que podemos considerar como “bueno” en el entendido de que el justo medio de las cosas es lo correcto.

“La virtud no está en los extremos, sino en el justo medio”

Bien es sabido, que todos los extremos, por buenos que sean o parezcan, terminan por no serlo tanto. De cualquier manera siempre y como parte del aprendizaje, es bueno conocer los extremos.

Así por ejemplo, si estamos tristes, podremos apreciar la alegría y viceversa. Por otra parte, estarás de acuerdo   que en algunas ocasiones, un arrebato de rabia nos da el impulso que necesitamos para iniciar ese proyecto o salir de la situación en la que estamos, eso si, mantente alerta que es solo pasar por ahí, no quedarnos en la emoción.

Todo lo mejor para ti.-