Regocijo.

Solo desde el sosiego que da el regocijo, puedes ver el mundo como es y no como quisieras que fuera.

No he venido a esta tierra a cambiar a otra persona más que a mí, a trabajar en mis angustias, temores, rabias culpas para transformarlas en enseñanzas, entusiasmo y felicidad propia que pueda compartir y contagiar a todos quienes me rodean. El juicio y el reproche quedan fuera de cualquier ecuación, porque estos lejos de propiciar cambios, generan Sigue leyendo

Sosiego.

El sosiego existe en la ausencia de pensamiento.

En mi espacio de meditación logro conectarme con la esencia de mi SER, meditar en lo vivido durante el día, las experiencias y sus enseñanzas, me abren el universo de posibilidades existentes, la meditación o la oración se transforman en momentos Sigue leyendo

En el centro.

Nuestras verdades se encuentran solo cuando tenemos silencio en nuestro interior. No importa cuánto ruido hay afuera, este se puede minimizar con tan solo lograr el sosiego de la mente.  Es aquí donde habita nuestro ego, básicamente porque su función es la de resolver situaciones, solo que al momento de no estar en armonía, comienza a generar conflictos que nos hacen sentir pesar y desolación.

Haya la paz que existe en ti, sientela, vívela, sólo acalla tu mente.
Haya la paz que existe en ti, sientela, vívela, sólo acalla tu mente.

Estas emociones no son más que una ilusión creada por el ego como un sentido de protección, nos aleja de todo aquello que considere una amenaza y cuando se trata de la luz, la amenaza es mucho mayor para el ego, que es precisamente lo que tenemos que sacrificar para acercarnos a Dios. El ego en sí mismo no es malo, se convierte en una carga solo cuando le damos el poder y el control de nue Sigue leyendo