Lo que aprendí en Navidad.

Lo que aprendi esta navidad
Percibe su presencia, aunque no puedas mirarle ni escucharle directamente.

El siguiente escrito lo he rescatado de un mensaje de whatsapp, de esos que llegan en cadena. Me gustó mucho y creo que es una nota para ser leída varias Sigue leyendo

La angustia del que espera.

¿Cuanto menos tiempo falta, mayor es la angustia? Entonce Ora o Medita, son dos de las mejores alternativas

Tengo un gran amigo que una vez me dijo en un momento de espera ansiosa, “El que ha esperado lo mucho, espera lo poco” y comprobé que es verdad. También entendí que funciona si y solo si, me educo para ello porque en caso contrario, la ansiedad me consumirá hasta el último minuto y Sigue leyendo

Malos recuerdos.

No hace falta borrar la memoria, solo enfrentarte a tus emociones.

A nadie le gustan los malos recuerdos, pero ¿cómo aprendería si no fuera por ellos? A veces me invaden memorias de las cosas que hice y no me gustaron, la verdad es que me arrepiento de haberle fallado a tantas personas y  de la mayoría de los momentos incómodos, aunque Sigue leyendo

Nueva oportunidad.

La llave para un mejor futuro está en el aquí/ahora no en el Hubiera Sido.
La llave para un mejor futuro está en el aquí/ahora no en el Hubiera Sido.

Cuando logro deslastrarme del pesar de las decisiones no tomadas y el cuestionamiento eterno del “Como hubiera sido si…” Estoy listo para aprovechar las nuevas puertas y ventanas, espacios y caminos que siempre han estado frente a mí sin ser vistos por las distracciones de los egos. Ya he comentado que la función principal de nuestros egos Sigue leyendo

Entendimiento.

SI LAS MUJERES ENTENDIERAN

Es solo hacer una pausa y entenderse a ustedes mismas.
Es solo hacer una pausa y entenderse a ustedes mismas.

Si las mujeres entendieran… que los hombres también tienen miedos, pero sin tanto permiso para mostrarlos.

Que hay emoción en el ruido de un motor o en el grito de un gol.

Que valoran mucho más el exceso de sonrisas que tres Sigue leyendo

De paciencia II.

Cuando no encausamos nuestras emociones, la frustración toma el control y es cuando aparecen los "problemas"
Cuando no encausamos nuestras emociones, la frustración toma el control y es cuando aparecen los “problemas”

Es complicado mantenerse cercanos a Dios cuando el miedo o la rabia nos invaden. Cuando el mundo comienza a cambiar bruscamente, sentimos que las emociones nos abruman, la sensación de abandono crece y la desolación hace que nos alejemos de nuestra esencia. Los egos asumen el control y el perfecto sistema de supervivencia, en el cual estos (los egos) son expertos, toma las riendas de nuestra vida llevándonos por un río de emociones que, de no  encausar tempranamente, puede desembocar en conflictos de escalas inconmensurables.

El miedo que nos protege de lo desconocido, la rabia que Sigue leyendo

Consecuencias de la consciencia.

¿Para que?

Cuando estás en consciencia, encuentras la solución al laberinto y comienzas a disfrutar el viaje.
Cuando estás en consciencia, encuentras la solución al laberinto y comienzas a disfrutar el viaje.

Al estar en consciencia la pregunta ¿Para qué? pasa a ser el interrogante prioritario, buscamos la razón para hacer algo nuevo y de manera diferente, dejamos de lado aquellas preguntas que generan respuestas punitivas que nos reprimen la libertad de SER, lo que en realidad somos, como por ejemplo; ¿Por qué? una de las preguntas del ego más recurrentes que busca las razones cuando lo que Sigue leyendo