La angustia del que espera.

¿Cuanto menos tiempo falta, mayor es la angustia? Entonce Ora o Medita, son dos de las mejores alternativas

Tengo un gran amigo que una vez me dijo en un momento de espera ansiosa, “El que ha esperado lo mucho, espera lo poco” y comprobé que es verdad. También entendí que funciona si y solo si, me educo para ello porque en caso contrario, la ansiedad me consumirá hasta el último minuto y Sigue leyendo

Anuncios

Centrando la mente.

Lo único que nos mantiene con vida es “Respirar” y eso lo haces en el presente, por ahí comienza el centro.

Mucho es lo que se ha dicho y se dirá al respecto de la meditación, las maneras, los mudras, incluso los mantras y las oraciones, todos métodos muy efectivos a la hora de bajar las revoluciones y buscar centro. Al comienzo el acto de meditar parece un ritual esotérico que da miedo, claro, encontrarse con uno mismo sin haberlo hecho antes da susto, casi nadie sabe con qué se va Sigue leyendo

Luchar contra la emoción.

Salir de las situaciones problemáticas es menos complicado de lo que pensamos. Solo fluye.
Salir de las situaciones problemáticas es menos complicado de lo que pensamos. Solo fluye.

Tarde fue cuando me di cuenta que esta es una de las peleas más inútiles que haya podido sostener, se agrava la situación cuando reviso la historia y miro que siempre he estado luchando contra todas, a veces al mismo tiempo, la rabia, las tristezas, angustias y Sigue leyendo

Choque.

El sufrimiento es una clara expresión de mi resistencia al cambio.
El sufrimiento es una clara expresión de mi resistencia al cambio.

Superar la emoción supone un enfrentamiento con nosotros mismos, una lucha entre lo que corresponde ser hecho contra lo quiero o me gusta hacer. Mi ego resiste naturalmente el cambio generando miedos sobre lo nuevo o aquello que le representa una amenaza, aun cuando Sigue leyendo

Sorpresa.

Sorpresa

La mayoría de nosotros tenemos la capacidad de predecir algún evento, desde la lluvia hasta una noticia (agradable o no). En algún momento nos habremos descubierto diciendo algo así como “Lo sabía, estaba seguro de que…” o comentando con alguien “Que te dije que iba a ocurrir…”

Nuestros egos nos hacen creer que podemos predecir los resultados. Esto nos predispone generando emociones por anticipado.

Lo cierto es que a pesar de esa sensación de que las cosas son como “nos hemos dado cuenta” de que son (esto dependerá del nivel de consciencia en el que nos encontremos), la mayoría de las veces la noticia nos cae de sorpresa, generando consigo las respectivas emociones de satisfacción o frustración.

Conocer el desenlace de algún evento no le resta fuerza al impacto que tiene sobre nosotros. Quizá le quite diversión al no ser sorpresivo del todo y/o imprima algo de angustia, pues como creemos que sabemos, nos predisponemos al resultado. Tal vez, solo por esto valga la pena vivir el momento presente.

Todo lo mejor para ti.-