De la felicidad a la desesperanza.

Al igual que la felicidad, la desesperanza o cualquier emoción, positiva o negativa, se construyen con las acciones que tomamos en la medida que decidimos los caminos que deseamos transitar. Así, cuando he tomado la decisión de gastar más dinero del que estoy produciendo en un momento determinado, incremento las probabilidades de escases y con ellas, las Sigue leyendo

Anuncios

La mente I – Uso.

Los egos usan nuestros pensamientos para crear situaciones conflictivas o lecciones, tu elijes.
Los egos usan nuestros pensamientos para crear situaciones conflictivas o lecciones, tu elijes.

El cerebro es el órgano más importante del cuerpo humano, es el centro de control, donde además, se generan los pensamientos que modelan mi realidad. Crear consciencia de esta herramienta ha sido para mí, un tema complejo, ya que al igual que muchos en este plano, estoy habituado a pensar sin control y sentir que no puedo canalizar esa Sigue leyendo

El pensamiento de escases.

Es bien conocido que la mayoría de las sociedades en el mundo, han sido fundamentadas bajo un principio de escases, tanto así de cierto, que el concepto de una de las ciencias que domina la nuestras vidas, La Economía, es definida por algunos autores como “La Ciencia de Administrar los Recursos Escasos”. Todas las corrientes económicas se fundamentan en el principio de que los recursos no alcanzan para todos, entonces generamos la creencia de que no hay suficiente, trayendo como consecuencia una urgencia por obtener algo que posiblemente no necesitemos.

El acceso a la abundancia comienza por la renuncia a las emociones, al ego.
El acceso a la abundancia comienza por la renuncia a las emociones, al ego.

Surge entonces la pregunta ¿Qué sucedería si comenzamos, no solo a pensar, sino a creer que los recursos, no solo son suficientes, sino abundantes? ¿Cómo sería el mundo en el que cada quien obtiene lo que le es necesario y sin avaricia, permite que otros reciban lo que les corresponde? Un pensamiento utópico, al menos mientras vivamos en el mundo de las em Sigue leyendo