Ilusión de felicidad.

¿Corres hacia lo que quieres y huyes de lo que no quieres?

En mi afán de ser feliz caigo en la trampa de perseguir señuelos, creando situaciones o escenarios que simulan, con mucha credibilidad, momentos de alegría y entusiasmo, los cuales soy incapaz de reproducir. Es difícil diferenciar la estas simulaciones del verdadero camino, de cualquier manera, todas terminan por dejar lecciones claras que, de aprenderlas Sigue leyendo

Anuncios

Entregarse.

Déjate guiar y apoyar por quien sabe, mejor que tu, lo que necesitas. Dios.
Déjate guiar y apoyar por quien sabe, mejor que tu, lo que necesitas. Dios.

Resistirme a los designios de Dios es algo que causa mucho dolor, no solo en el espíritu, que de por sí, es una expresión equivocada, sino en mi cuerpo emocional, el del ego para ser exactos. Pero mas allá de la inconformidad o frustración que me llevan a la rabia o el dolor que termina en tristeza, mi cuerpo físico se resiente con dolores de Sigue leyendo

Ruido mental.

Vivimos en un mundo que lleno de ruidos que complican el enfoque de nuestras ideas.
Vivimos en un mundo que lleno de ruidos que complican el enfoque de nuestras ideas.

Nuestra mente es un órgano perfecto, sincronizado y armonizado, puede lograr cosas verdaderamente fantásticas y muchas veces increíbles. El poder de concentración y enfoque en un solo pensamiento o idea llevan a los seres humanos a maravillarse de estos alcances y del  potencial que se muestra a ratos, tan grande es a veces la sorpresa, que sentimos y pensamos que es privilegio de algunos es poder lograr dicho nivel de atención. Pero no es así.

Por otra parte,  nuestro equipo mental es bastante sensible y susceptible a las alteraciones y es allí cuando comienza a generar ideas de manera descontrolada. Las emociones se alimentan de los pensamientos y al mismo tiempo, contribuyen a generar más ideas y escenarios, muchas veces irreales. No puedo; Es imposible; Yo soy o no soy de tal manera; Es que si hubiera hecho tal en lugar de cual; etc… Invaden nuestra mente, generando caos, desenfoque y al final del día, cansancio y la pérdida del control de nuestras vidas.

Es técnicamente imposible ha Sigue leyendo