¿Crees?

La magia solo puede ser vista por quienes creen en ella.
La magia solo puede ser vista por quienes creen en ella.

Parte importante de nuestra vida se basa en la habilidad que tenemos para creer, no solo en lo que somos capaces de percibir a través de nuestros sentidos, sino especialmente en aquellas cosas que no es posible percibir con nuestros sentidos o que al menos, pensamos que no es posible hacerlo. Es de esta manera que creemos en Dios, el destino, la suerte, entre muchas otras creencias que, dependiendo del nivel de fe, se hacen más o menos perceptibles en nuestras vidas y en la medida que logramos Sigue leyendo

Lo que sabes.

Nos empeñamos en defender nuestros puntos  de vista sin tomarnos el tiempo de ver otras verdades.
Nos empeñamos en defender nuestros puntos de vista sin tomarnos el tiempo de ver otras verdades.

El pensamiento lineal nos hace caer siempre en la trampa de la razón. Las cosas deben ser de alguna manera para que puedan tener sentido y eso, normalmente nos mete en problemas. Cuando miramos desde nuestra perspectiva, tenemos solo un visión parcializada de la realidad, luego entonces todos tenemos la razón, pues desde nuestros espacios vemos una parte de la verdad.

Sigue leyendo

Ambiente.

¿Has estado alguna vez en un lugar concurrido y tratado de prestar atención a la cantidad de sonidos, olores, imágenes y sensaciones que recibe tu cerebro a través de tus sentidos? Nada más leerlo es algo abrumador. Nuestros sentidos son muy poderosos, también nuestros cerebros ya que tienen la capacidad de filtrar la información a tal nivel que dejamos de percibir estímulos que ocurren y así poder prestar atención al procesamiento de datos de interés.

Sin importar la falta de ruido, tu mente es capaz de mantenerte distraido si no controlas tus pensamientos
Sin importar la falta de ruido, tu mente es capaz de mantenerte distraido si no controlas tus pensamientos

Son los otros seres humanos  quienes captan nuestra atención con mayor velocidad, pero a lo que más estamos atentos, es sin lugar a duda, a nosotros mismos. Pasamos la mayor parte del tiempo sumergidos en nuestros pensamientos, dejando pasar de lado todo aquello que ocurre a nuestro alrededor. Nos olvidamos del momento presente y viajamos permanentemente del pasado al futuro en fracciones de segundos según nuestra conveni Sigue leyendo